Cerrando el 2018

El trato era del 10 al 31 de diciembre y hoy les voy a contar por qué hice este programa de 21 técnicas para ser feliz.

Mi maestría es en Recursos Humanos. Trabajé 10 años en empresas sintiéndome súper exitosa. Hace 4 años que trabajo como independiente y hace 1 año que perdí la pasión por mi trabajo y que me empilé con regresar a una empresa. Pensaba que sería feliz al tener otra vez un trabajo fijo, estable y bien pagado.

En noviembre de este año, el CEO de una empresa me ofreció ser la Directora Regional de Recursos Humanos para Latino América. En ese momento sentí que la vida se me había resuelto en un segundo y que ya no me iba a tener que preocupar por nada. A los días, me habla la persona de Recursos Humanos de la sede y me dice que han preferido elegir a la segunda candidata porque ella ya vive en Perú. – Fue un golpe súper, pero súper duro, porque si de por sí estaba desmotivada siendo Psicóloga, quedarme sin este sueño de trabajo era como, ¿Y ahora?

Aparte, este año viví el terremoto más grande en mi vida personal, así que estaba totalmente desconsolada y sentía que más bajo no podía estar.

Pasé una semana llorando desde que amanecía hasta que me dormía. Meditaba con una caja de kleenex a la par y le decía a Dios, “simplemente no entiendo. Esto era lo que yo necesitaba. ¿Por qué tanto dolor todo este año?” – Y aquel silencio donde me quedaba como, “¿QUÉ ONDAS? – AQUÍ QUEDÉ”.

Estando en la Basílica de Guadalupe, y diciéndole a la Virgen, “¿En serio, aquí quedé?” – Sentí la voz que me decía, “Esparcí lo que has aprendido” y en meditación, se me vino justo el tema: “21 técnicas para ser feliz”, junto con el guión exacto que grabé en el video con el promocioné el programa.

Dejé de pensar en MÍ TRISTEZA, en lo que YO QUERÍA, en mis miedos de no tener un trabajo estable y empecé a vibrar en el amor. A esparcir lo que he aprendido durante tantos años, de lo que me siento tan orgullosa de haber logrado y que amo tanto hacer.

Empecé a repetirme frases como: “Si tengo miedo de que Dios falla es porque me hace falta conocerlo”. “DIOS ES AMOR y no falla”, “Todo tiene un propósito”, “Este no es mi destino final”, “Todo lo que me está pasando es parte de un plan divino y perfecto”, “Lo que está pasando lo entenderé después”, etc.

Hice un historial de las veces en que he tenido miedo o que las cosas no me han salido como he querido y me di cuenta que SIEMPRE, TODO HA ESTADO BIEN Y POR MUCHO. INCLUSO, MEJOR DE LO QUE IMAGINABA.

Cada correo de ustedes, era Dios diciéndome: “Ves?! – Por aquí es la cosa”.

¿Y qué creen que ha pasado? – Más segura y feliz de ser Psicóloga no puedo estar. Así que GRACIAS por ayudarme a volverme a enamorar de mi profesión y vocación, pero sobre todo a tener la PLENA CONFIANZA que TODO lo que Dios permite tiene un propósito. La tristeza y el dolor no es nuestro destino final. Simplemente es un proceso por el que tenemos que pasar para llegar MÁS LEJOS DE LO QUE SOÑAMOS. – “Porque el valor del oro se prueba en el fuego” (Eclesiástico 2:5).

Entonces, bajo este pensamiento, ¿creen que tuve un mal año? Sí, fue duro. Pero ESTOY SEGURA que todo lo que viví me está llevando a mi RESURRECCIÓN. – Así que en vez de llorar o lamentarme por lo que “perdí” o no pasó a mí manera, mejor AGRADEZCO el dolor porque es lo que Dios está ocupando para llevarme MÁS LEJOS de lo que mi imaginación alcanza.

“Que se haga como tú has creído” (Mateo 8:13). “Porque para Dios no hay nada imposible” (Lucas 1:37).

Con su corazón, mente y los brazos abiertos RECIBAN AL 2019 y declaren que es el MEJOR AÑO DE SUS VIDAS. – Recuerden que somos CREADORES de nuestra vida y no víctimas.

Entonces, cuando vean mi vida y las bendiciones sobre naturales que recibo, no es porque Dios me ama más, es consecuencia de mis pensamientos, mis prácticas y mi resonancia con la abundancia y la gratitud. Recordemos que “si queremos algo, hay que HACER QUE PASE, porque lo único que cae del cielo, es la lluvia”. 

Espero que esta noche cierren un año con GRATITUD. Si se caen vuélvanse a levantar. Agarren fuerzas, venzan sus miedos, redescúbranse, sueñen cosas imposibles y mantengan su corazón y mente radiante y rebalsando de amor y gratitud. 

“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han entrado al corazón del hombre, son las cosas que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Corintios 2;9). Y yo, ¡LO AMO! 🙂

¡Feliz, próspero y bendecido 2019! 

“Al final todo estará bien. Y si no está bien, es que no es el final”.

Un comentario en “Cerrando el 2018

  1. Haydee dijo:

    Wuaooo que lindas palabras, la felicito por su valentia y coraje de salir adelante de la mejor manera me identifico mucho con sus palabras fue un año muy duro para mi pero muy necesario gracias infinitas gracias por compartir el Amor y la Gratitud, y lo grande que es nuestro Dios la admiro mucho y nunca dejo de leer sus articulos me fortalecen tanto, le deseo lo mejor para este 2019 y declaro que sera nuestro año donde solo recibiremos bendicones .
    Gracias bendiciones !!!!!🙌🙏🙏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s